Entradas

2º día de triduo: “Ella tiene Don de la Esperanza para la humanidad porque lleva en su seno bendito a quien es razón para la alegría”

A continuación, reproducimos un fragmento de la homilía pronunciada por D. Manuel Ángel Santiago Gutiérrez, arcipreste de Santa María de los Ángeles que ha oficiado el segundo día de triduo en honor a María Santísima de la Esperanza:

“Nos congrega esta tarde, una vez más, la buena noticia de Jesús. Su presencia, como agua viva y como aquel que viene a darnos su Salvación. Su presencia eucarística, símbolo de un pueblo que camina iluminado por el Señor, y en Él, siempre nuestra fuerza en él y en ese encuentro con una voz que se derrama en nuestros corazones. Somos conscientes de que la liturgia no es recuerdo de algo, si no de alguien. Y algo más. Es presencial real. De nuevo, el Señor, en su pequeñez y en grandeza, va a iluminar nuestras vidas con la fuerza del evangelio. El tercer domingo de adviento tiene unas características especiales. Nos invita a prepararnos a la fiesta de la Navidad con un corazón bien dispuesto. Dispuesto a acoger la alegría y a preparar nuestras vidas para ese encuentro desbordando de gozo el corazón.

Tercer domingo de adviento. Tiempo para renovar la alegría en un mundo donde a veces predomina la tristeza. El corazón del hombre, saciado de múltiples experiencias, del consumismo y de una vida sin sentido, termina siendo un corazón sin esperanza y triste en el que predomina lo efímero. El Señor nos invita hoy, precisamente a los pies de María Santísima de la Esperanza, para renovar en nuestro interior el gozo del encuentro, al estilo de la Virgen María. La Virgen irrumpe en un canto de alabanza a Dios en la lectura de hoy. Una fuerza que brota del espíritu en su interior. No es efímero, sino suscitado por la misma fuerza del Espíritu Santo. Ella es centro del don de la alegría y del don de la Esperanza para la humanidad porque lleva en su seno bendito a quien es razón para la alegría”.

1º día de triduo: “La Esperanza es un don que concede Dios a cada persona que está dispuesta a abrir el corazón”

A continuación, reproducimos en fragmento de la homilía pronunciada por don Carlos Samuel Córdoba durante el primer día de triduo en honor a María Santísima de la Esperanza:

 

“La primera vez que oí hablar de la Virgen de la Esperanza fue por un compañero de seminario. No tenía idea de que existiera esta advocación tan fuerte aquí en Málaga. Y aquí vine también con él, a besar las manos de la Virgen. Una persona fue la que me trajo a esta Basílica, sacerdote y hermano en el Ministerio. Una persona que nos ha enseñado a todos en el seminario a pertenecer a esta Cofradía. Digo esto porque quiero resaltar la importancia que cumplen los verdaderos devotos de una Madre y un Hijo. Ellos acercan a otros al corazón de la Virgen. Y nuestra tarea y nuestra misión es acercar a otras personas a que conozcan a la Virgen de la Esperanza. La Madre de Salvador y la Mujer que se convierte en espejo para nuestra Fe. Si nosotros nos detenemos a pensar en todos los acontecimientos de la vida de María, encontramos en ella a una Mujer que posee la virtud teologal de la Esperanza. Porque hoy podemos hablar de dos clases de Esperanza: una, que se convierte en una especie de optimismo; y otra, una gracia de Dios, un don que concede a cada persona que está dispuesta a abrir el corazón.

Todos creemos que algún día nos tocará la lotería. Esa es una esperanza vana, mundana, de nuestro tiempo. Pero hay una Esperanza que tuvo una mujer sencilla de su tiempo y que la llevó a encontrar la Esperanza que nunca defrauda. María de Nazaret se convierte en aquella mujer que, confiando en las palabras de Dios, creyó que lo que decían los profetas se cumplirían. Los cristianos de 2017 tenemos una esperanza grande: encontrar el rostro de Cristo y Dios el día en que seamos llamadas a participar en la visión Divina.”

Pontificia y Real Archicofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza celebra solemne triduo según sus estatutos a María Santísima de la Esperanza en su Basílica los días 15, 16 y 17 de diciembre a las 20:00h.

Predicadores:

Viernes 15: Rvdo. D. Carlos Samuel Córdoba Carmona, Vicario Parroquial de Santo Domingo.

Sábado 16: Muy Rvdo. D. Manuel Ángel Santiago Gutiérrez, Arcipreste de Santa María de los Ángeles.

Domingo 17: Iltmo. Sr. D. Antonio Coronado Morón, Vicario Parroquial para Laicado Asociado, Vicario Judicial y Director Espiritual de la Archicofradía. Durante dicha Eucaristía se procederá a la acogida e imposición de medallas a los nuevos hermanos.

El día 18 de diciembre a las 20:00h, Función Principal en honor a nuestra Excelsa Titular.

Predicará Iltmo. Mons. José Ferrary Ojeda, Vicario General de nuestra Diócesis.

Tras la celebración de la Eucaristía, la Banda de Música de la Archicofradía interpretará marchas en su honor.

Durante los días 18, 19 y 20 de diciembre, devoto besamano a María Santísima de la Esperanza.