Entradas

EL PRÓXIMO SÁBADO, 27 DE ABRIL, CELEBRAMOS LA TRADICIONAL COMIDA DE HERMANDAD

Este próximo sábado, 27 de abril, celebramos la ya tradicional comida de confraternización entre todos los hermanos participantes en la procesión del pasado Jueves Santo (14:30h).

Lugar: Venta Españita – Los Gamez Num. 3 Camino Casabermeja. 29014 Málaga

¡Te esperamos!

CAMBIO DE HORA EN LA SALIDA PROCESIONAL

Pese anunciar que nuestra salida el próximo Jueves Santo se realizaría a las 20:45h, finalmente se producirá a las 21:15h para facilitar así el transcurso de la noche con el resto de Hermandades participantes.

De esta manera, todas aquellas personas que participen en la procesión deberán estar a la siguiente hora:

HOMBRES DE TRONO | Cristo: 20:00h, Virgen: 20:30h

CORTEJO PROCESIONAL | Cristo: 19:30h, Virgen: 20:00h

Fallece Dª Encarnación Chaparro Beltrán, madre de nuestro Secretario Jesús Caballero Chaparro

Con la tristeza de la despedida, lamentamos comunicar el triste fallecimiento de Dª Encarnación Chaparro Beltrán, madre de nuestro Secretario Jesús Caballero Chaparro.

Informamos que el cuerpo será velado a partir de las 13:30h del día de hoy, 19 de febrero, en la tanatosala 29. La misa corpore in sepulto será esta tarde a las 15:30h en la capilla 1 del cementerio de San Gabriel.

Que el Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso le bendiga y María Santísima de la Esperanza la cobije bajo su manto.

Fallece Dª Concepción Jiménez Olmedo, quien fuera Camarera Mayor de María Santísima de la Esperanza

Hermanos,

Con profunda tristeza comunicamos que Dª Concepción Jiménez Olmedo ha fallecido ayer domingo. Concha ocupó a lo largo de su vida diversos cargos en la Archicofradía llegando a ser Camarera Mayor de María Santísima de la Esperanza, por ello fue una de las personas más queridas entre los archicofrades.

El cuerpo está siendo velado en la tanatosala 22 y la misa corpore in sepulto será esta tarde a las 17:00 horas en Parcemasa. El próximo miércoles 20 de febrero a las 20:15 horas en la Basílica se celebrará la misa funeral.

Que el Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso le bendiga y María Santísima de la Esperanza la cobije bajo su manto. Descanse en paz.

Vocalía de Caridad – Enero de 2019

Acabamos el año 2018 repartiendo Esperanza y entregamos a la Asociación Red Madre, la recaudación de la caseta de feria que compartimos con nuestros hermanos de Estudiantes, en el Hotel NH y que nos permitió tener una jornada de convivencia con un fin solidario.

Contribuimos con el Banco Bueno, entidad ubicada en La Palmilla, con alimentos para la cena y comida de los días navideños.

Y finalizamos el año de la mejor manera, en el Colegio Maria de la O en los Asperones. Un año más fuimos los emisarios de los Magos de Oriente y se repartieron los juguetes  a todos los cursos. Siempre nos es grato ver a los niños disfrutar ese día.

Y el año se acabó, 2019 llegaba también con nuevas Esperanzas y a primeros de enero pudimos enviar una compra a las Hermanitas de la Cruz, ellas ayudan cada día a los que acuden a su convento y desde la Vocalía de Caridad, quisimos contribuir a esa labor diaria.

Nuestro Rector de la Basílica, D. Antonio Jesus Carrasco Bootello, nos hizo llegar una petición, que también nos ha llenado de satisfacción. En la localidad de Arriate,  la residencia de ancianos San José, necesitaba reponer los juegos de sabanas, para los internos, así como fundas de colchón impermeables, así que nos pusimos manos a la obra y durante este mes de enero, les hemos hecho llegar los mismos. La alegría que nos han manifestado las Madres de Desamparados y San José de la Montaña, nos anima.

Y estamos acercándonos a la Cuaresma, nuestro bar se abrirá desde el 11 de marzo al 11 de abril, así que os esperamos a todos, los fondos que recaudemos servirán para seguir REPARTIENDO ESPERANZA.

No queremos perder la oportunidad de agradecer desde esta Vocalía de Caridad, a D. Agustin Collazos, hasta enero director del Hotel NH,  la ayuda que siempre ha dispensado a esta Bolsa de Caridad, inicia una nueva etapa  profesional en Madrid y estamos seguros  que con gran éxito.

Así que desde esta vocalía animaros a todos a colaborar en los diferentes eventos que tenemos preparados y os iremos comunicando, AYÚDANOS A AYUDAR, PARA QUE SIGAMOS HACIENDO ESPERANZA.

 

Encarna Sánchez Mateos

Vocalía  de Caridad

Villancico lleno de Esperanza

Desde la Pontificia y Real Archicofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza les deseamos una Feliz Navidad.

Celebración del Triduo en honor a María Santísima de la Esperanza

PONTIFICIA Y REAL ARCHICOFRADÍA DEL DULCE NOMBRE DE JESÚS NAZARENO DEL PASO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA ESPERANZA

Celebra Solemne Triduo según sus estatutos a María Santísima de la Esperanza en su Basílica los días 15, 16 y 17 de diciembre.

Ocupando la Sagrada Cátedra:

Sábado 15 a las 20:15h.: RVDO. D. ANTONIO JESÚS CARRASCO BOOTELLO – Rector de esta Basílica y Director Espiritual de la Hermandad

Domingo 16 a las 13:00h.: FRAY CARLOS AMIGO VALLEJO, O.F.M. – Cardenal Arzobispo Emérito de la Archidiócesis de Sevilla

Lunes 17 a las 20:15h.: RVDO. D. CARLOS SAMUEL CÓRDOBA CARMONA – Párroco de San Marcos Evangelista de Cuevas de San Marcos y San Juan Bautista de Cuevas Bajas

 

Martes 18, Solemnidad de la Virgen en esta Basílica según sus privilegios:

12:00h. Celebración de la Eucaristía y Rezo del Ángelus

20:15h. Eucaristía Solemne en honor a Nuestra Excelsa Titular presidida por MONS. MARCO FRISINA – Rector de la Basílica de Santa Cecilia en el Trastévere (Roma) y maestro de la capilla de la Archibasílica del Santísimo Salvador de San Juan Bautista y San Juan Evangelista (Basílica Mayor de San Juan de Letrán de Roma)

Tras la celebración de la Eucaristía, la Banda de Música de la Archicofradía interpretará marchas en su honor.

Devoto besamano durante todo el día 18, 19, 20 y 21 de diciembre.

Se acogerán a los nuevos hermanos imponiéndoles la Medalla de la Archicofradía en la Eucaristía del Lunes, día 17 de diciembre a las 20:15h.

 

Ad Maiorem Dei Gloriam et Beatissime Virginis Mariae Honorem.

Cultos María Santísima de la Esperanza

Participación masiva en la XXVII Cena Benéfica de nuestra Archicofradía

El pasado 10 de noviembre se celebró en nuestra Museo la XXVII Cena Benéfica, cuya recaudación se ha destinado  a Caritas Campillos y Comarca de Guadalteba, para los damnificados por las recientes inundaciones, que se han producido en la zona.

En la misma contamos con miembros de ambas Caritas, así como Hermanos de las Cofradías de dichas localidades. La participación fue masiva, como en años anteriores, por parte de numerosos hermanos de la Archicofradía, Hermanos de Cofradía de la Paloma y Estudiantes, así como de entidades con las que colaboramos, como es el caso de Proyecto Hombre.

Queremos dar las gracias a los colaboradores, que han sido numerosos y que ha hecho posible que las recaudación haya sido mayor. También queremos agradecer la colaboración que hemos recibido de diferentes áreas de la Archicofradía (Abacería, grupo joven, Camareras de la Virgen…).

El próximo 2 de Diciembre se celebrará, en el hotel NH, el V Desfile Benéfico de moda infantil y juvenil, cuya recaudación también se van a destinar a los damnificados de Campillos y Guadalteba.

Este año nuestra cesta navideña incluye una tablet, donación de un hermano de esta Archicofradía, y cuyas papeletas ya han sido adquiridas.

Así que desde esta vocalía animaros a todos a colaborar en los diferentes eventos que tenemos preparados, AYÚDANOS A AYUDAR PARA QUE SIGAMOS HACIENDO ESPERANZA.

Encarna Sánchez Mateos

Vocalía de Caridad

CONVOCATORIA CABILDO GENERAL EXTRAORDINARIO LUNES 26 DE NOVIEMBRE

Hermano en la fe y devoción al Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y a María Santísima de la Esperanza, por disposición del Sr. Hermano Mayor, y en cumplimiento de la Regla 44ª de los vigentes Estatutos se cita por la presente a usted al Cabildo General Extraordinario que tendrá lugar (D.m.), el próximo lunes día 26 de noviembre de 2018 a las 20:15 horas en primera convocatoria y a las 20:45 horas en segunda convocatoria (*), en la Basílica de la Archicofradía, dándose comienzo con el rezo de las preces y para tratar de los asuntos que al margen se expresan.

Orden del día: 

-Lectura y aprobación, si procede, de las Actas de los Cabildos anteriores.

-Ratificación, si procede, del acuerdo de Junta de Gobierno de adecuación y arreglo de la cabecera de la Basílica, (sustitución de cortinas, proyecto de seguridad, y pintura interior de todo el templo).

-Ratificación, si procede, del acuerdo de Junta de Gobierno de recorrido procesional para el Jueves Santo del año 2019.

-Informe del Hermano Mayor.

-Ruegos y Preguntas.

Y para que sirva de citación, expido, firmo y sello la presente, en la ciudad de Málaga, a día diecinueve de noviembre de dos mil dieciocho.

El Secretario, Jesús Caballero Chaparro.

 

«Nuestra Esperanza en la Resurrección», por Andrés E. García

El mes de noviembre está marcado principalmente por dos celebraciones; Todos los Santos y los Fieles Difuntos. Ambas nos confrontan con la realidad de nuestra finitud y la muerte, pero también con la esperanza cristiana en una vida más allá.  Por todo ello, cabe preguntarse por el sentido teológico del núcleo y fundamento de la fe pascual, pues la Resurrección de Cristo -primicia y fundamento de la nuestra- es el corazón de la esperanza cristiana. A continuación daremos unas pinceladas.

En primer lugar, conviene recordar que  la muerte de Jesús supuso una ruptura radical, un mentís a su mensaje y pretensiones. Es por ello que la causa de Jesús tenía muy pocas probabilidades históricas de seguir en pie tras la muerte maldita de la cruz pues, como afirman la mayoría de estudiosos, en el caso particular de Jesús no puede separarse su mensaje de su persona. En efecto, en palabras de Kessler:

La violencia del final realmente imprevisto, lo incomprensible de la muerte maldita los sorprendió, a pesar de todo, desprevenidos y destruyó de golpe las esperanzas despertadas por Jesús. No hay que olvidar esto. El fin ignominioso de Jesús en el madero de la cruz significó para sus discípulos un trauma difícil de ponderar.

No fue sólo el fin ignominioso del justo (por su fidelidad al Dios de la Ley) ni del destino violento de los profetas en Jerusalén (incluido Juan Bautista) […] Era otra cosa más grave: Jesús había declarado su pretensión única, inaudita, de situarse como soberano (en nombre de Dios) por encima de las barreras de la Ley y había muerto en una cruz; es decir, como un maldecido por la Ley (y por el Dios de la Ley). Esto era algo totalmente diferente y no sólo en el contexto de la época […] Para las autoridades judías (el Sanedrín) y para la opinión pública judía su mensaje divino quedó anulado y él desenmascarado como falso mensajero de Dios. Esto hundió totalmente a los discípulos: éstos huyen (Mc 14,27s.50)[1].

 

Artículo web Cofradía de la Esperanza

Se entiende entonces que la primera predicación apostólica se vehicule de la siguiente manera: «Vosotros lo matasteis clavándole en la cruz por mano de unos impíos, pero Dios lo resucitó»; «a quien vosotros crucificasteis, Dios lo resucitó de entre los muertos»; «el Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándolo de un madero» (Hechos de los Apóstoles 2,23-24; 4,10; 5,30…) En efecto:

Con su acción resucitadora, Dios ha confirmado la vida y el mensaje de Jesús, su proyecto del reino de Dios y su actuación entera. Lo que Jesús anunciaba en Galilea sobre la ternura y misericordia del Padre es verdad: Dios es como lo sugiere Jesús en sus parábolas. Su manera de ser y de actuar coincide con la voluntad del Padre. La solidaridad de Jesús con los que sufren, su defensa de los pobres, su perdón a los pecadores, eso es precisamente lo que él quiere. Jesús tiene razón cuando busca una vida más digna y dichosa para todos. Ese es el anhelo más grande que guarda Dios en su corazón. Esa es la manera de vivir que agrada al Padre. Ese es el camino que conduce a la vida[2].

 

Esta forma de actuar llevó a Jesús a la muerte ignominiosa de la cruz. Lo que tendría que ser motivo de condenación, se convierte en lugar de reconciliación. En Jesucristo Dios y hombre vencen juntamente al pecado. En la máxima manifestación del odio, la cruz, se manifiesta un amor capaz de destruir la dinámica del mal, librando al hombre de las ataduras del pecado. La resurrección juega en esto un papel fundamental. Así pues:

La resurrección de Jesús significa no sólo la aceptación y confirmación definitiva de Jesús así como su incorporación a la comunión de vida y amor con Dios. En la resurrección y glorificación de Jesús Dios ha aceptado más bien incluso el ser de Jesús por los otros y ha hecho la paz y se ha reconciliado definitivamente con el mundo. En y por Jesús el amor de Dios se encuentra ahora irrevocablemente volcado hacia todos los hombres[3].

 

A mayor abundamiento:

Los cristianos comprenden la resurrección como un acto de Dios, como un acto del amor paterno divino. Con ello Dios revela la nueva dimensión a la que está destinada la historia humana, porque la resurrección de Jesús se confiesa como una primicia del destino global de la historia (Rom 8,22). Además, Dios aprueba la vida de Jesús como el contenido último de su voluntad salvífica para los hombres. Así invalida todas las anteriores relaciones y revelaciones que ha mantenido con Israel que no coincidan con las líneas de actuación y mensaje de Jesús[4].

 

La resurrección es, en definitiva, el sí de Dios a Jesús de Nazaret.  Lo que era desde siempre el Logos asarkos (el Logos eterno, la Segunda Persona de la Trinidad) lo es ya plenamente el Logos ensarkos (el Logos encarnado). Por ella Jesús, en cuanto ser humano, queda constituido como Cristo, Mesías, Señor e Hijo (cf. Hch 2,36; Rom 1,4). La resurrección es, por tanto, la encarnación consumada[5].

En cuanto encarnación consumada, la resurrección abre una nueva meta en la historia de los hombres. Así nos lo señaló el papa Benedicto XVI:

La resurrección fue un estallido de luz, una explosión de amor que desató el vínculo hasta entonces indisoluble del `morir y devenir´. Inauguró una nueva dimensión del ser, de la vida, en la que también ha sido integrada la materia, de una manera transformada, y a través del cual surge un mundo nuevo. […] Es un salto cualitativo en la historia de la evolución y de la vida en general hacia una nueva vida futura, hacia un mundo nuevo que, partiendo de Cristo, entra ya continuamente en este mundo nuestro, lo transforma y lo atrae hacia sí[6].

 

La muerte y la resurrección de Jesús son la prueba de que Dios no guarda silencio ante el mal. Al contrario, solidarizándose con sus criaturas atravesó las realidades que le son contrarias (mal, pecado, muerte) y las venció con la fuerza de su amor. El Dios cristiano no abandona a su criatura ni tan siquiera en el último trance, pues incluso el abismo de la muerte ha sido iluminado con la presencia de Jesús.

La resurrección es claro testimonio de que el verdugo no prevalecerá sobre las víctimas. Ni el mal, ni el pecado ni la muerte tienen la última palabra, pues aún cuando ganen muchas batallas, en la totalidad de lo real han sido vencidos para siempre. Con razón podía decir Pablo,  «estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni la altura ni la profundidad, ni cualquier otra criatura podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro»[7].

La resurrección expresa la percepción, por lo demás misteriosa, de que este mundo no es una historia cerrada en sí misma, sino que está abierto al poder transformador de Dios. Es por ello que la resurrección es, ante todo, un paradigma de esperanza para toda la humanidad, pues recrea las relaciones fraternas fracturadas por el pecado y sitúa a la humanidad en el horizonte de la propia vida divina, más allá de la muerte.

 

Para acabar, me parece pertinente traer a colación un fragmento, verdaderamente acertado, de un artículo escrito por el filósofo agnóstico Félix de Azúa:

Hace unos días asistía al funeral de una excelente persona muy querida por cuantos la conocieron. La parroquia estaba más bien mohína… hasta que comenzó el sermón y nos pusimos todos tristísimos. El buen cura vino a decir que lo mejor que puede hacerse en esta vida es morirse, porque de inmediato nos disolvemos en la luz divina como chispas devoradas por un alegre y vertiginoso incendio. Lo cual está muy bien, pero lo planteaba como algo estrictamente espiritual. Sólo nuestra parte inmaterial pasaba a formar parte de tan colosal luminosidad.

Ni una palabra dijo sobre la parte carnal. Ahora bien, sin la resurrección de la carne, la gloria eterna se queda en un cursillo de filosofía platónica, a todo tirar hegeliana, dos potentes pensamientos ateos. Sin la resurrección de la carne, la promesa católica de  inmortalidad se reduce a tener portal en un Internet eterno.

 Católicos, no os dejéis arrebatar la  Gloria de la carne, no os hagáis platónicos. Que, sobre todo, el cuerpo sea eterno es la mayor esperanza que se puede concebir y sólo cabe en una religión cuyo Dios se dejó matar para que también la muerte se salvara.

[…] Porque todos querríamos, tras la muerte, volver a ver los ojos de las buenas personas, e incluso los ojos de las malas personas; en fin, ver ojos, no solamente luz[8].

 

Andrés Eduardo García Infante

Vocal de Formación


[1] Kessler, La resurrección de Jesús, 84.

[2] Pagola, Jesús. Aproximación histórica, 393.

[3] Kasper, Jesús el Cristo, 190.

[4] Martínez Fresneda, Jesús de Nazaret, 767.

[5] Así lo afirmó, entre otros, el papa Juan Pablo II: «En la resurrección se reveló el hecho de que ‘en Cristo reside toda la plenitud de la Divinidad corporalmente’ (Col 2, 9; cfr. 1, 19). Así, la resurrección ‘completa’ la manifestación del contenido de la Encarnación. Por eso podemos decir que es también la plenitud de la Revelación». Juan Pablo II, catequesis del 8.III.1989, en http://www.vatican.va/holy_father /john_paul_ii/audiences/1989/documents/hf_jp-ii_aud_19890308_sp.html

[6] Benedicto XVI. Homilía de la Vigilia Pascual, 16-IV-2006, en http://www.vatican.va/holy_father /benedict_xvi/homilies/2006/documents/hf_ben-xvi_hom_20060415_veglia-pasquale_sp.html

[7] Rm 8,38-39.

[8] F.De Azúa,  «Carne», El País, 21 de junio del año 2000.