cartel-web

Este año, el del 375 Aniversario, ha sido un año muy especial para un artista que mantiene fuertes vínculos con esta hermandad. Hablamos, como podéis imaginar, de Eugenio Chicano. Él ha sido el responsable de la realización del cartel conmemorativo del 375 Aniversario, que como recordaréis, fue presentado el pasado 26 de mayo en el patio del Museo Carmen Thyssen. La presentación – brillante – de Pablo Bujalance estuvo acompañada de la proyección del un cortometraje documental.

En muy pocas ocasiones, se tiene la suerte de poder asistir al estudio de un pintor. Si bien es cierto que los archicofrades estamos, hasta cierto punto habituados a ver a Chicano en plena faena (durante algunos meses pintó el mural de la cubierta del museo, del que nos ocuparemos más adelante) es menos frecuente poder penetrar en la atmósfera personal e íntima del estudio del pintor.

Eugenio Chicano nos autorizó a visitarlo y filmarlo una tarde de principios de mayo. La obra estaba iniciada, su estructura fijada y el pintor dio rienda suelta a sus reflexiones mientras trabajaba en el cuadro. Fueron momentos mágicos, que se transmiten con toda la posible intensidad que otorga la imagen en movimiento.

Os dejamos el resultado del trabajo de aquella tarde de primavera, cuando Eugenio Chicano nos dejó mostrar un trozo de su verdad.