Nuestro hermano, José Miguel Porras, ordenado diácono

Monseñor Don Jesús Catalá Ibáñez, Obispo de Málaga, ordenó ayer como diácono a José Miguel Porras, en la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación. El rito de ordenación, celebrado durante la mañana de ayer sábado, 22 de octubre, contó con la asistencia de nuestro Rector Don Antonio Coronado Morón. Varios miembros de la Comisión Permanente de la Junta de Gobierno de esta Archicofradía acompañaron a nuestro hermano durante la celebración religiosa.

permanenciaEl lugar y las funciones del diácono en la Iglesia Católica vienen determinadas por diversas fuentes. El Concilio Vaticano Segundo, lo expresó en estos términos (Lumen Gentium, 29):

“En el grado inferior de la jerarquía están los diáconos, que reciben la imposición de las manos «no en orden al sacerdocio, sino en orden al ministerio». Así, confortados con la gracia sacramental, en comunión con el obispo y su presbítero, sirven al pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la caridad. Es oficio propio del diácono, según le fuere asignado por la autoridad competente, administrar solemnemente el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia, llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y oración de los fieles, administrar los sacramentales, presidir el rito de los funerales y sepultura.”

El Catecismo de la Iglesia Católica añade:

“Los diáconos participan de una manera especial en la misión y la gracia de Cristo. El sacramento del Orden los marcó con un sello («carácter») que nadie puede hacer desaparecer y que los configura con Cristo que se hizo «diácono», es decir, el servidor de todos. Corresponde a los diáconos, entre otras cosas, asistir al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad.” diacono

Durante la dilata historia de la Iglesia Católica, han destacado muchos diáconos, como San Esteban, San Francisco de Asís o Tomás Becket.

Desde la Archicofradía deseamos que nuestro hermano José Miguel desarrolle su ministerio con la ayuda de Dios durante muchos años.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *