Luis Ignacio

Me dijo hace quince días refiriéndose a sus nietas: “las he traído para que lo vivan”. La cosa iba de madrugar un domingo para una cruceta extraordinaria en la que se tanteaba la posibilidad de meter el trono de la Virgen por una calle inédita y luego desayunar, todos juntos, chocolate y churros. Y él, naturalmente, estaba allí para que nadie tuviera que contárselo, para vivirlo con sus dos nietas de la mano.

He conocido personas más dedicadas en cuerpo y alma al quehacer cofrade o que le hubieran echado más horas a la Cofradía. Pero en muy pocas he visto, sostenido a lo largo del tiempo, más devoción por la Virgen de la Esperanza y más amor y pasión por una Cofradía que antepuso siempre a otras muchas cosas.

Porque todos los Luis Ignacio que he conocido en más de 50 años, (el corredor de medio fondo, el profesor universitario, el cirujano taurino, el conversador nato, el cazador en la sierra de Alhaurín, el propietario del Mini Cooper rojo que cuidaba como la reliquia que realmente era, el antiguo alumno de los Agustinos, el que te hacía siempre el favor que le pidieras…) no superaron nunca en intensidad ni en sentimiento al cofrade esperancista por los cuatro costados que, sobre todas las cosas, siempre fue.

Y así se ha ido junto al Señor del Paso y la Virgen de la Esperanza, dándonos sin saberlo ni pretenderlo, el ejemplo impagable de transmitir a sus nietas el mismo amor y entusiasmo por la Cofradía que él recibió de sus mayores.

Carlos Ismael Álvarez

9 comentarios
  1. Diego Esquinas
    Diego Esquinas Dice:

    Me siento muy orgulloso el haber compartido juntos, muchísimas horas, delante de nuestra virgen del Esperanza.
    Siempre te llevaré en el recuerdo, querido Luis Ignacio.

    Responder
  2. Pablo Aguilar
    Pablo Aguilar Dice:

    Nunca lo conocí en profundidad, pero siempre pensé que reunía los preceptos obligatorios del perfil de archicofrade. D. E. P.

    Responder
  3. Curro Ruiz Girón
    Curro Ruiz Girón Dice:

    Fue el primer mayordomo que tuve cuando llevé mi hacheta en la Semana Santa de1966. Desde entonces, he tenido el honor de ser su amigo. Descanse en paz.

    Responder
  4. Javier Salmerón
    Javier Salmerón Dice:

    Cuantas horas amigo Luis, hablando, conversando, muchas discutiendo en esas interminables permanentes.De ti aprendí muchas cosas, pero sobre todo una, que las diferencias se solventan a puerta cerrada y una vez en la calle, tan amigos. Que el Dulce Nazareno te bendiga y su madre, la Esperanza te proteja bajo su manto.

    Responder
  5. Roberto Becerra
    Roberto Becerra Dice:

    Luis amigo mío , que gran cofrade , que gran persona , que gran todo, siempre has estado ay cuando se te ha necesitado,muchas gracias por todo maestro. Estarás junto a la ella , la que tanta devoción le tienes, la Esperanza y junto a su hijo nuestro Dulce Nazareno, que DIOS te bendiga………..

    Responder
  6. Macarena esquinas
    Macarena esquinas Dice:

    Qué raro se hará mirar este jueves santo las filas de hachetas y no ver al último nazareno verde llevándola de tan peculiar forma y vuelto de espalda para poder ver a su Esperanza.
    DEP

    Responder
  7. Jaime Vela de la Obra
    Jaime Vela de la Obra Dice:

    Tengo a gala haber sido alumno suyo en la facultad, realice las prácticas de trauma, bajo su dirección, para mi siempre ha sido todo un referente, era ante todo una persona muy afable y cercana, me llamaba mucho la atención su sencillez y esa mirada tan fraterna que siempre desprendía, acudí un par de veces a su consulta de pediatría en el materno con mi hijo, que preciso de su gran sapiencia me dió mucha alegría encontrarme al Dr. Luis Ignacio Mendez en la Romería de mi pueblo, Andújar, ahí me di cuenta de su amor a la Virgen, ya sea bajo la advocación de la Virgen de la Cabeza o de María Santísima de la Esperanza, allí coincidimos un par de años, y supe por el de su afición por la caza y que se encontraba aquí invitado por unos amigos ,conversamos y años más tarde coincidimos en la cofradía en el grupo de trabajo Semana Santa en la escuela, ahí me di cuenta de lo que es ser cofrade, de su amor por la cofradía y de sus desvelos y empujes para que el museo de la Esperanza fuese una realidad, esta gran persona desprendía sencillez, amistad, bondad, lo que es ser un buen cristiano, daba muchas muestras de su testimonio en su vida personal, constantemente y no me cabe la menor duda de que hoy está protegido cobijado y recogido bajo el manto de la Virgen de la Cabeza o de la Esperanza, distintas advocaciones pero es la misma, es la madre de Dios, su familia debe estar muy orgullosa de él, al igual que lo estamos quiénes lo conocimos y compartimos sus anhelos ,aficiones,enseñanzas, desvelos y deseos. Hasta siempre Dr. Luis Méndez!!.

    Responder
  8. Pilar Muñoz Solano
    Pilar Muñoz Solano Dice:

    Siempre lo recuerdo con una sonrisa en los labios. Siempre tenía una palabra amable y un saludo cariñoso..Ya estará con su Virgen de la Esperanza en el cielo. Se ha ido un hombre bueno y humilde. D.E.P

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *